AFORISMOS SOBRE LA NATURALEZA

 

VIII

Innumerables son los aforismos que se refieren a la naturaleza. Sería tarea inútil quererlos enumerar todos o ceder a un prurito exagerado de ordenación.
Lo único que aquí interesa es consignar alguno de ellos para ver cómo dejan explicarse mediante el concepto obtenido de naturaleza. De esta manera se tendrá una confirmación extrínseca y erudita de la noción de naturaleza.
En este sentido no importa conocer la fundamentación concreta de cada aforismo, ni saber si surgieron en virtud de una consideración apriorística o fueron fruto de un proceso a posteriori, sino solamente se trata de hacerlso inteligibles por medio de alguna de las notas esenciales indicadas. Por este motivo se pasará a un nuevo aforismo tan pronto como el anterior se haya hecho comprensible.
Se prescindirá, en general, de aquellas locuciones en que la naturaleza figure sólo adjetivamente, así como también de entrar en discusión sobre problemas de determinadas naturalezas especiales.
Brevemente, pues, van a comentarse algunos aforismos.

 

1. NATURA AGIT RATIONALITER
Este podría ser el axioma fundamental, mediante el cual comprenden todos los demás; porque si algo no fuera racional- en su sentido más alto- no sería inteligible, y, por tanto, no podría ser principio de racionalidad, o sea naturaleza. Después de lo dicho acerca de la naturaleza, el punto de vista primero- no primario- que permite la consideración posterior de los distintos aspectos del mismo concepto, según se cargue el acento en uno u otro sentido, es el que considera a la naturaleza como el principio de la inteligibilidad de las cosas. La naturaleza se aduce para explicarnos nosotros las cosas. En última instancia es al principio de razón suficiente al que se dejan reducir todos los aforismos sobre la naturaleza.

 

2. NATURA EST ULTIMA RADIX OPERATIONUM
Es la definición escolástica de la naturaleza y a él se dejan reducir la mayoría de los aforismos que se refieren, no al modo de actuar de la naturaleza, sino a su esencia. Este aforismo podría, también, enumerarse con una validez general diciendo: omne agens agit per naturam, pues d una manera u ootra la ección atribuible a la naturaleza de un ser. La conocida fórmula reductible a Aristóteles y utilizada por Santo Tomás de que todo agente actúa o per naturam o per intellectum no contradice este aforismo, puesto que el intelectum quiere aquí significar la naturaleza intelectual en contraposición a la naturaleza irracional.

 

3. NATURA NIHIL FACIT FRUSTRA
Este principio que se encuentra ya en Aristóteles surge directamente de los conceptos expuestos. Lo superfluo es algo sin una plena razón suficinte y que no puede servir de principio de inteligibilidad de una cosa. Esta relación al intelecto viene dada, incluso, por la enunciación aristotélica que dice que Dios y la naturaleza nada hacen inútilmente; en Dios la razón es obvia, pues por poseer inteligencia sólo obra en virtud de un fin previamente conocido y, por tanto, no hace nada que no esté sancionado por la inteligencia y posea, por tanto, una razón suficiente, creada en este caso por el mismo conocimiento divino. Es, pues, el mismo principio de razón suficiente el que está a la base este axioma. Análogamente ocurre con la naturaleza, pues si ella no tiene conocimiento para actuar por un fin y o hacer, por tanto, nada vano, lo tiene Dios, de quien es instrumento y quien le ha puesto la inclinación natural para que consiga su fin; de la misma manera que nuestras acciones naturales cosiguen su fin.
Debe notarse que sobre esta afirmación se apoyan afirmaciones fundamentales, tales como la inmortalidad del alma, la incorruptibilidad de las sustancias intelectuales, etc., y que constituye uno de los polos de la aporía acerca del apetito natural de la visión de Dios. Pero este principio es en el fondo el mismo concepto de naturaleza tal como se ha expuesto. Sólo así se comprende que pueda servir de base para argumentos tan importantes. El axioma cosmológico- el orden cósmico- a que este aforismo se refiere está anclado en el mismo concepto de naturaleza.

 

4. QUIDQUID A DEO FIT EST NATURALE QUODAMMODO
Todo lo que es hecho por Dios es en cierta manera natural, por la razón que sólo Dios mueve desde dentro, y todo movimiento intrínseco es natural, ya provenga de la naturaleza de aquel ser- y de Dios en última instancia- o ya sea Dios mismo quien directamente mueva a aquel ser de alguna determinada manera. Y éste es el único otro modo de actuación natural de un ser, pues sólo Dios puede mover desde dentro, como se dijo ya. Y la razón última es porque natura non potest agere nisi Deo agente.

 

5. A DEO HABENT OMNES NATURAE QUOD NATURAE SUNT
Pues lo que de Dios han recibido las cosas es su naturaleza, como se ha expresado suficientemente.

 

6. NATURALIA SOLI DEO SUBDUNTUR
Es, también, simple consecuencia del anterior. Y la razón está dada en el mismo texto original: naturalia soli Deo, qui est auctor naturae, subduntur. De ahí la posibilidad del milagro: Solus Deus potest facere praeter ordinem et cursum totius naturae.

 

7. SUPREMA DECRETA DEI, NATURA
Es nuevamente una expresión de la dependencia última e inmediata de la naturaleza con respecto a Dios.

 

8. NATURA TENDIT IN DEUM
Es otra manera de expresar la misma idea y que ha sido ya ampliamente comentada.

 

9. NATURA PRAESUPPONIT DEUM
Es otra formulación del carácter indigente de Dios que tiene la naturaleza creada, que viene repitiéndose de distintas maneras. Natura non potest esse nisi Deo operante.

 

10. NATURA EST RATIO ARTIS DIVINAE, INDITA REBUS; QUA MOVENTUR AD FINES
Es una magnífica definición de la naturaleza, consecuencia de los aforismos anteriores.

 

11. NON OMNE QUOD HABET CREATURA A DEO EST EI NATURALE; SED SOLUM INDITUM EI, INSTITUENDO NATURAM
Es la explicación obligada de la anterior definición, para distinguir lo esencial de un ser a lo que es puramente accidental. Ya se vio la relación de la naturaleza con la sustancialidad.

12...

 

13. OMNIS NATURA BONA
Es consecuencia del origen divino de la naturaleza y es frase revelada en el Antiguo y en el Nuevo Testamento: Omnis creatura Dei bona est. El pecado no es otra cosa que apartarse de la naturaleza.

 

14. NATURA FACIT QUOD MELIUS EST
Por la misma razón que ella es la realización del fin previsto por Dios para cada ser. De manera que no se trata de un optimismo absoluto, sino relativo, para cada ser. O mejor dicho del orden providencial en conjunto. La naturaleza hace siempre lo mejor en el todo, o sea en orden a la totalidad del cosmos. Es el optimismo cristiano. En este sentido puede enunciarse este aforismo pasivamente, como hace Aristóteles, ya activamente incluyendo el deseo de lo mejor, o bien con relación a un perfeccionamiento relativo o absoluto. De ahí la justificación del lema de Séneca: naturam sequi! No hay ningún vicio natural.

 

15. NATURA SEMPER EST RECTA
La naturaleza en cuanto tal, siempre es recta y nunca peca. Este anunciado es una mera aplicación al orden moral del aforismo anterior, aunque tiene cierto interés para ulteriores discusiones. Y aquí se funda el lema moral de vivere secundum naturam, y aquel de soli naturae credere, et solum per viam naturae deambulare. Aquí radica, también, la confianza en que la providencia no va nunca contra la naturaleza. Lo naturale é sempra senza errore.

 

16.NATURA SUBIACET VOLUNTATI, QUOD EXTRINSECA, NON AUTEM QUOD INTIMA
Como se ha procurado evitar a lo largo de este trabajo particularizar el concepto de naturaleza, quizá no resute, a primera vista, inteligible este aforismo. Debe para ello tenerse en cuenta que muchas veces naturaleza se opone a voluntad en el sentido de que todas las fuerzas determinadas unívocamente a una cosa se atribuyen a la naturaleza, y las tendencias libres de las naturalezas intelectuales a la voluntad. El presente aforismo pertenece, pues, dentro de esta dirección, a un estudio especial de la naturaleza humana.

 

17. NATURALE DESIDERIUM NON POTEST ESSE INANE
Este principio sobre la imposibilidad de que el apetito natural no consiga su fin, surge como una consecuencia de los aforismos anteriores. Aquí cabe formularlo sustantivizando la fórmula: Naturae appetitus, non est inanis y relacionarlo con el número 3.

 

18. NATURALIA NON SUNT TURPIA
Es también una mera consecuencia delos anteriores enunciados. Este principio tuvo su importancia histórica dentro del cinismo.

 

19. NATURA NON DELIBERAT
Porque Dios, como autor de la naturaleza, ha deliberado por ella, de manera que pueda conseguir sus fines en virtud de una inclinación propia que no es necesaria que sea cognoscente.

 

20. OPUS NATURAE EST OPUS INTELIGENTIAE
Expresa exactamente lo que el anterior, pero desde el punto de vista opuesto. Aunque Santo Tomás lo dice textualmente y según su sentido caiga plenamente dentro de su noción de naturaleza y así lo enuncie alguna vez con otras palabras, parece ser un aforismo antiguo y que se presta, además, a interesantes disquisiciones acerca de la actuación de la naturaleza hacia un fin propuesto por una inteligencia.
Su sentido verdadero ha sido ya suficientemente comentado en capítulos anteriores. La expresión clásica de Juvenal: numquam aliud natura, aliud sapientia dicet, podría considerarse como un comentario.

 

21. NATURA DETERMINATUR AD UNUM
Este importante aforismo tantas veces utilizado como postulado por Santo Tomás para otras deducciones, significa que la naturaleza de cada ser está determinada por su fin específico, sin que ello tenga nada que ver con un pretendido determinismo cosmológico de la causa eficiente.

 

22. NATURA NON DEFICIT IN NECESSARIIS
Se comprende sin mayor explicación, puesto que no es más que un desarrollo de la misma idea repetidamente expresada. Tiene importancia en la problemática del milagro, y posee su interés en la dialéctica de lo extranatural.

 

23. NATURA NON ABUNDAT IN SUPERFLUIS
Es un complemento del anterior y consecuencia del mismo.

 

24. NATURA NON FACIT PER DUO QUOD PER UNUM POTEST FACERE
Es un principio evidente después de todo lo dicho, pues aunque la naturaleza sea algo real, es un principio postulado por nuestra mente para explicarnos las cosas y entia non sunt multiplicanda praeter necessitatem. Está en la misma dirección que el siguiente.

 

25. NATURA SIMPLICIBUS GAUDET
Es igualmente un aspecto de la sabiduría divina que hace que las cosas consigan su fin de la manera menos complicada y que junto a esta consecución sencilla del fin se junte la complacencia natural a la adquisición de la perfección de cada ser. Natura enim simplex est!

 

26. NATURA SEMPER EODEM MODO OPERATUR
Este postulado expresa desde el punto de vista del término a quo lo que el aforismo 21 desde el punto de vista del término ad quem. Este Principio, ya formulado por aristóteles, parece, sin embargo, que tenga sus excepciones, puesto que en el hombre por ejemplo, se ecuentran movimientos naturales -puesto que proceden de su interior- completamente dispares según el tiempo. Lo que ocurre es que nos encontramos frente a un caso de una interferencia de naturalezas, por algún motivo, no perfectamnete subordinadas. Así mejor que hablar de naturales mutables e inmutables debe hablarse de naturalezas corruptibles e incorruptibles en cuanto su sujeto es un ser material o espiritual; y en las primeras debe tenerse en cuenta que aun cuando el postulado se cumpla, la acción de la naturaleza puede ser impedida por algún otro agente natural, de manera que no deberá buscarse lo que ocurra siempre, sino lo que suceda en la mayoría de los casos. Sin embargp, debe quedar bien claro, en primer lugar, que el principio se cumple siempre, es decir, que la intención de la naturaleza es constante y perpetua, y en segundo lugar que considerando a la naturaleza como sustancia segunda no ocurren las excepciones aludidas, ya que ésta es perpetua e indestructible, aun en las cosas corruptibles. Por esta razón la tendencia de la especie más honda y profunda- porque es más natural- que la del individuo.
Finalmente, no es una contradicción del principio que la actuación de las cosas naturales sea una función del tiempo, es decir, que la manera de actuar constante de la naturaleza en las cosas temporales esté ligada a un determinado período en la existencia de estos seres en el tiempo; por ejemplo, el crecimiento de los seres vivos, que se verifica sólo hasta cierta edad.

 

27.OMNE PERPETUUM EST PER SE INTENTUM A NATURA ET NIHIL ALIUD
Es uncorolario del aforismo número 26 que no necesita mayor comentario.

 

28. NIHIL QUOD EST CONTRA NATURAM POTEST ESSE PERPETUUM
Es el mismo aforismo anterior, puesto en pasiva.

 

29. NATURA QUOAD RATIONEM SPECIEI EST AEQUALITER IN QUOLIBET SUO INDIVIDUO, NON AUTEM QUOAD PERFECTIONEM INDIVIDUI
Distingue la naturaleza perteneciente a la especie y en cuanto tal constante e inmutable, y la perfección del individuo que puede variar.

 

30. OPERATIO SEQUITUR NATURAM
Recuerda este antiguo aforismo, que se encuentra en San Juan Damasceno, tanto la definición clásica de naturaleza como principio de operaciones, como el axioma realista aristotélico: operare sequitur esse.

 

31. ESSE CONSEQUITUR NATURAM
Es una fórmula equívoca; en efecto, podría de ella deducirse que existen en Cristo dos existencias, ya que posee dos naturalezas. Por esto debe distiguirse la existencia que sigue a la naturaleza como aquello por lo cual algo es, de lo que sigue a la naturaleza como poseyendo ella misma el ser, es decir, la persona. Pero estos problemas pertenecen todavía al camino teológico por recorrer.

 

32. QUAELIBET NATURA ESSENTIALITER EST ENS
Está en la misma dirección que las citadas, y aunque podrían hacerse muchas consideraciones sobre esta frase, serían todas ellas variaciones sobre un tema fundamental ya tratado.

 

33. NATURA COMPARATUR AD SUUM ESSE, SICUT POTENTIA AD ACTUM
Aquí se toma, evidentemente, naturaleza como sinónimo de esencia.

 

34. ARS SEQUITUR NATURAM
Esta fórmula, juntamente con las 30, 31 y 36, expresa la prioridad de la naturaleza con respecto a las dmás manifestaciones de los seres.
El aforismo presente tiene una dobl dimensión técnica y artística. Las construcciones técnicas del hombre deben tender a imitar la naturaleza, ya que el hacer humano sólo puede encauzar y aprovecharse de la dinamicidad propia de la naturaleza. La turbina productora de la electricidad debe colocarse debajo del salto de agua y no por encima de él, y su funcionamiento debe tratar de realizar una rotación perfecta porque es el movimiento más natural, etc. Acerca de la dimensión artística de este aforismo se ha discutido enormemente, en especial, antes que en un primer significado del sequitur como necesidad de que el arte siga a la naturaleza- pues entonces se tiene la primera dimensión de la técnica- , acerca de si debe seguirla en sus realizaciones de belleza. La expresión aristotélica perfectamente unívoca en el Estagirita, de que el arte imita a la naturaleza, se presta a ambas interpretaciones. Natura artis magistra es lema conocido en muchos museos. Ars praesupponit naturam.
Conocida es la inversión de esta frase por Oscar Wilde: "la naturaleza copia el arte", en donde el sentido de naturaleza es completamente distinto. La diferencia entre la técnica, el arte y la naturaleza- sensu stricto- está en que esta última confiere formas sustanciales a las cosas, de que no puede ejercitar el arte.

 

35. NATURA NON VINCITUR NISI PARENDO
Es otro aforismo muy conocido y que puede relacionarse con el anterior. Permite, además, interpretarse en sentido metodológico para las ciencias técnicas. Natura nonnisi servando imperatur. Compárese en cambio el dissecare naturam como oficio del sabio según Bacon.

 

36. NATURA EST PRINCIPIUM ORDINIS
Después de lo dicho acerca de la naturaleza y orden, esta sentencia es a todas luces evidente. El orden no es sino la manifestación de la totalidad de la naturaleza de los seres. De ahí que pueda enumerarse el principio inversamente: Nihil inordinatum a natura y conforme a la distinción anteriormente hecha: nihil etiam secundum naturam inordinatum. Aristóteles formula así este principio, diciendo, además, que la naturaleza es la causa del orden.

 

37. RATIO IMITATUR NATURAM
No sólo la operación y el ser y el arte siguen a la naturaleza, sino aun la misma razón. Ello es una consecuencia directa del aforismo fundamental indicado- número 1- . La razón sigue e imita a la naturaleza porque en el fondo es ella la que nos dice lo que es ésta.

 

38. UNUM RESPONDET SEMPER NATURAE, SICUT NATURA EST UNA
Es una consecuencia del 21, aun cuando quepa especificar que la unidad de la naturaleza puede ser el vel numero, vel specie, vel genere.

 

39. NATURA GRADATIM PROCEDIT
Es una nueva formulación del orden natural, cuyo origen se remonta a Aristóteles, a quién menciona Pomponazzi cuando escribe: Natura procedit et ordinat ita quod non coniungit immediate extremum sed extremum medio.

 

40. NATURA TRIBUIT SUUM CUIQUE
Es una mera consecuencia del número 36 decir que la naturaleza da a cada ser aquello que le conviene, cuya aplicación al campo moral es patente.

 

41. FORTUNA SEQUITUR NATURAM
Pues en caso contrario no existiría razón suficiente para el hecho casual, ni sería la naturaleza causa del orden. En pocas y densas páginas resume Aristóteles su teoría acerca de la casualidad y del destino, para concluir diciendo que son posteriores y subordinados a la mente y a la naturaleza. Se comprende que este axioma tega su mejor aplicación en el campo ético y puede entonces formularse con las bellas palabras de Boecio: Nunquam tua faciet esse fortuna quae a te natura rerum fecit aliena, o con aquellas de un aforismo muy corriente en el XVII: Semina fortunae geminat cum tempore virtus.

 

42. NATURA NO FACIT SALTUS
Es, también, un enunciado que manifiesta el orden de la naturaleza popularizado por Leibniz, aplicado por Linneo al mundo de la Historia Natural y por Taine para el reino de lo inconsciente, de origen desconocido. Menos conocido es el dicho de Descartes: In natura autem nihil est violentum.

 

43. NATURA ABHORRET A VACUO
Es otra expresión que viene a decir lo mismo que la 43 y la 3, en el sentido en que el vacío representa un salto o un absurdo.

 

44. PAUCIS MINIMISQUE NATURA CONTENTA EST
Es un principio de clima ascético y morak que no interesa aquí directamente.

 

45. NATURA MAXIME MIRANDA IN MINIMIS
Es otra expresión del orden y continuidad de la naturaleza que no permite excepciones.

 

46. NATURA EST PLENITUDO REI
O como lo formula Aristóteles: quod plus unumquodque habet hoc videtur esse natura rei, pues la naturaleza es el principio de operación esencial y por tanto el núcleo ontológico de las cosas.

 

47. UNAQUAEQUE RES PER SUAM NATURAM HABET QUOD TALIS SIT
Fórmula semejante a la anterior, sólo expresada de una manera precisiva. La naturaleza es sencillamente la cosa en cuanto se dsitingue esencialmente de las demás y es ella misma. Las cosas son lo que son pro naturaleza.

 

48. NATURA COMPLETA EST REI PERFETIO
Es un mero corolario de las dos sentencias anteriores. Nada puede perfeccionar a un ser si no le es a él natural y la perfección de un ser no está en otra cosa sino en el terminamiento de su naturaleza. Con palabras de la tradición podría este aforismo enunciarse: cum autem aliquid habet complete suam naturam, tunc dicitiur esse perfectum. Y este mismo sentido de naturaleza se encuentra en el aforismo siguiente.

 

49. NATURA EST FINIS REI
La naturaleza de cada ser es precisamente su fin, pues no se llega a la plenitud de naturaleza hasta haber conseguido el término hacia el cual cada ser tiende, hasta haber llegado a su fin.

 

50. NATURA AGIT PROPTER FINEM
Este principio ha sido suficientemente glosado. Fin que en las cosas inanimadas es instituido por Dios y en las vivas es, además, reconocido (no instituido) por la propia aprehensión, aunque mente y naturaleza sean en este sentido, simpliciter, paralelas.

 

51. OMNIS NATURA APPETIT SUAM PERFECTIONEM
Es un aforismo análogo a los anteriores y que tendrá su enorme importancia en la cuestión del apetito natural del ser humano. Santo Tomás, con un carácter marcadamente dinámico, añade que toda naturaleza tiende a su existencia y a su perfección.

 

52. OMNE ID QUOD EST, QUIESCIT IN SPECIFICA NATURA SUA, IN OPTIMA AB OPTIMO.
Resume con un carácter marcadamente ético y dinámico los cuatro aforismos anteriores. El sello personal del Cusano aparece en el distinto matiz de este aforismo con respecto a los anteriores, quizá en el fondo más exactos. Por otra parte, este anunciado viene a coincidir en gran parte con el aforismo número 15.

 

53. NATURA REFLECTITUR IN SEIPSAM
Es nuevamente una expresión de la autosuficiencia de la naturaleza. En el sentido moral ascético el Kempis previene: natura... se semper pro fine habet.

 

54. QUOD NATURALIUS SEMPER PRIUS
Pues la naturaleza es el fondo de los seres, y cuanto más natural sea una acción de capas tanto más profundas del ser proviene. En este sentido puede interpretarse aquel verso de Horacio : naturam expellas furca, usque recurret, que se ha observado en el refrán francés: chassez le naturel; il revient au galop. La frase adverbial correspondiente reza: quod est communius naturaliter est prius. Y esta prioridad a veces se entiende con exclusivismo. Es el sentido de la conocida frase: Quod natura non dat, Salmantica non praestat.

 

55. NATURA EST PRIMUM QUOD EST IN UNOQUOQUE
Resulta otra manera de expresar el anterior y decir que la naturaleza es lo que cada ser primariamente es: como se ha comentado ya. Die Natur ist aristokratisch, dice C.G. Jung, en el sentido que la naturaleza humana tiende a constituirse en personalidad y que los obstáculos a ella son causa de las neurosis.

 

56. NATURA EST PRICIPIUM IN QUOLIBET
Que formulado como se ha comentado ya: nomen naturae importat habitudinem principii, no es sino un resumen de las dos expresiones anteriores. Este principio tiene una feliz expresión de Demócrito cuando en contraposición al acaso dice que la naturaleza es autárquica, pues es principio de sí misma en cierta manera.

 

57. NATURA NON EST SERVA NEC EST DOMINA, SED PERSONA EST SERVA VEL DOMINA
Santo Tomás puntualiza las dos expresiones anteriores por cuanto razones teológicas obligan a distiguir plenamente la naturaleza del supuesto. Sin embargo, muy significativamente, no excluye la validez de los anteriores aforismos cuando al ventilar esta cuestión añade inmediatamente que este dominio y señorío de la persona ocurre ratione naturae. Y a su vez la naturalza es sierva de Dios.

 

58. QUOD EST CONTRA NATURAM SEQUITUR QUOD EST SECUNDUM NATURAM
Por la misma razón de la prioridad de la naturaleza sobre movimientos disteleológicos.

 

59. TERMINUS GENERATIONIS PRIMUM A NATURA
Es una frase comentada ya, que se deduce fácilmente del sentido etimológico de la naturaleza y de su consideración como causa final. Este principio no implica una confusión entre lo innato y lo natural tan funesta durante el siglo XVIII en la mezcolanza de problemas psicológicos y metafísicos.

 

60. NATURA ABSCONDITUR
Cuya formulación se debe a Heráclito en la expresión de carácter de supuesto invariable que tiene la naturaleza frente al cambio visible de las cosas.

 

61. NATURA SIMILE SIBI GENERAT
Es una aplicación del principio más amplio, simile simile generat, y una consuencia del concepto etimológico de naturaleza.

 

62. EFFECTUS NATURAE SEMPER EST NATURALIS
Es parecido al anterior, aunque sin el aspecto etimológico y desde un punto de vista más estático, en el sentido de encasillar a las cosas dentro de sus límites provenientes de la misma naturaleza.

 

63. OMNIS NATURA EST COMMUNICABILIS
Parece ser una consecuencia directa del significado etimológico, pues podría también enunciarse: omnis natura generatrix, y concretamente San Buenaventura se sirve de este principio para demostrar que en Dios debe haber generación.

 

64. NATURA MEDICATRIX
Es un aforismo que quiere expresar las fuerzas vivas que toda naturaleza posee para curarse espontáneamente a sí misma. Está e la misma dirección que los anteriores. Natura est morborum medicatrix, reza el aforismo médico, de acuerdo con la clásica definición hipocrática de la terapéutica: Ars curandi qua via curat sua sponte natura.

 

65. QUOD NATURA NON SANAT, EA FERRUM SANAT
Es otro aforismo médico que reconoce que junto a la fuerza natural existe el arte como otro principio activo.

 

66. NATURA EST OPERATIVA
En virtud de la misma definición clásica de la naturaleza como principio de operaciones. Puede enunciarse inversamente: Quandiu manet natura aliqua, manet operatio eius.

 

67. NATURA NON EST OTIOSA
Es un mero corolario del sentido anterior.

 

68. NATURA EST RERUM OPIFEX
Sigue la misma dirección que en el anterior, resaltando el carácter dinámico de la naturaleza.

 

69. NATURAE PER OMNE DIFUSSA NUMEN
Aforismo que continúa ampliando la base y eficacia de la naturaleza y que puede interpretarse en buen sentido aun cuando su significación propia sea panteísta o por lo menos hilozoísta como en Plinio, de quien es la formulación que repite frecuentemente.

 

70. NATURA A PERFECTIS COEPIT EXORDIUM
Pues ella está impuesta por Dios, que rige a las naturaleza inferiores mediante las superiores. No es ninguna casualidad que sea precisamente en Boecio en donde se encuentra este aforismo.

 

71. NATURA EST OMNIA VITARE INCOMMODA
Se usa principalmente como expresión de la tendencia natural humana de huir del dolor como un mal para nuestra naturaleza sensitiva, cuyo origen se encuentra ya en la conocida aristotélica que tantas interpretaciones morales tendrá luego: "Con toda evidencia, la naturaleza huye de lo doloroso y ansía lo agradable". Natura pro suo commodo laborat, dice el Kempis como una afirmación ascética.

 

72. NATURA CALLIDA EST
Aplicada a la naturaleza caída del hombre, esta frase puede admitirse, pero sin olvidar nunca su matiz ascético, como del contexto se desprende.

 

73. NIHIL RAPACIUS QUAM NATURA
Esta es nuevamente una frase aceptable con las mismas reestricciones que la anterior.

 

74. NATURAM SANAT SOLA GRATIA
Aforismo que pertenece plenamenta a la teología.

 

75. BONUM NATURAE NON TOLLITUR PER PECCATUM
Su campo es también teológico, aunque se funde en el concepto expuesto de naturaleza. CF., sin embargo: sed originalis corruptio est naturalis, cum sit eadem apud omnes.

 

76. GRATIA NON TOLLIT NATURAM SED SUPPONIT ET PERFICIT.
Aforismo que pertenece también íntegramente a la teología.

 

77. NATURAE BINUM NON SUFFICIT AD JUSTITIAM
Es también un principio teológico, contradiciendo la afirmación semipelagiana lex naturae est prima Dei gratia.
Francisco Silvestre de Ferrara escribía: natura secundum se non habet inclinationem nisi ifra suae naturae limites.

 

**********************

Cabría luego citar otras sentencias en que apareciere la natural en lugar de la naturaleza, bien sea en un plan de total generalidad para cualquier proceso, bien especificando el comportamiento natural de algún ser. Por ejemplo, el discutido enunciado omnis intellectus naturaliter desiderat divinae subtantaie visionem. Pero se comprende que una tal lista es totalmente imposible, puesto que representaría un enunciado sobre todo proceso natural, y ya se ha visto que esto es lo mismo que escudriñar el comportamiento del universo entero.
Hasta aquí la especulación filosófica de la naturaleza. Poca madurez y prejuicios burocráticos la han hecho quizá excesivamente árida. Y, no obstante, la Filosofía no es un frío pensar abstracto y casi vacío sobre las cosas, sino que es un cálido y vivo pensamiento analógico sobre el ser de las mismas. Esto se verá- se vería- en el necesario complemento a este trabajo, en la Teología de la naturaleza. Entonces comprenderíamos un poco más que la naturaleza entera, como todo ser creado, no es sino un medium quo para ver a Dios, aquí en la tierra, con nuestras luces naturales. La auténtica y verdadera Filosofía no aspira, en última instancia, a otra cosa que a la visión de Dios en las cosas. Es el introito a la contemplación aquí en la tierra, es decir, a la visión de las cosas en Dios. Por eso se calló una vez Santo Tomás.....

***********************

LAUS DEO


In Fieri.


© Raimon Panikkar

 

 

© Copyfreedom 2010 Since 01-Apr-2007 19:49:41 UTC Web Raimon Panikkar in Memoriam